DGT

Cuáles son las gafas que la DGT ha prohibido para conducir

Estos dispositivos incluyen una graduación predeterminada de fábrica que puede complicar la conducción y provocar problemas de visión más serios.

Conducir coon estas gafas ya no estará permitido.
Conducir coon estas gafas ya no estará permitido.Créditos: Pixabay
Escrito en ESPAÑA el

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha intensificado su advertencia respecto al uso de gafas premontadas por parte de los conductores en España. A través de su más reciente campaña, la DGT recalca la prohibición de estas gafas al conducir, subrayando las crecientes inquietudes sobre la seguridad vial y la adecuada visión de los conductores.

Esta restricción no es reciente, ya que se ha mantenido en vigor durante varios años, recordando desde 2015 que "el uso de gafas premontadas al volante está prohibido". Salvador Alsina, presidente de Visión y Vida, en una entrevista concedida a la DGT, señaló la tendencia preocupante de los conductores a descuidar la salud visual con estas gafas, crucial para la conducción segura.

Qué son las gafas premontadas y por qué están prohibidas por la DGT

Las gafas premontadas, diseñadas para ser soluciones visuales genéricas, se producen con una graduación uniforme destinada a satisfacer las necesidades visuales promedio de cualquier usuario, sin tener en cuenta las especificaciones particulares de cada persona. Estos anteojos, que actúan esencialmente como lupas incorporadas en un armazón básico, no alcanzan los requisitos ópticos indispensables para garantizar una visión óptima durante la conducción.

Ambos lentes de estas gafas tienen la misma potencia, lo cual no considera las diferencias individuales en la visión de cada ojo. A pesar de su bajo costo, que las hace atractivas frente a las alternativas personalizadas que pueden llegar a costar alrededor de 200 euros, las gafas premontadas se comercializan a precios significativamente más bajos, rondando los 20 euros e incluso menos.

No obstante, su bajo precio no compensa los riesgos que implican, especialmente para actividades que requieren una visión clara y precisa, como la conducción. Aunque pueden ser de ayuda para leer o para quienes tienen una deficiencia visual leve en situaciones no críticas, no son adecuadas para corregir la visión a distancia, convirtiéndolas en una opción riesgosa para los conductores.

Los riesgos de conducir con gafas premontadas

  • Usar gafas sin la graduación adecuada puede comprometer seriamente la salud visual.
  • El usuario experimentará una disminución en su agudeza visual, afectando la claridad con la que percibe su entorno.
  • La calidad visual del paciente puede deteriorarse progresivamente.
  • En situaciones donde la diferencia de graduación es significativa, el paciente podría enfrentar diplopía o visión doble.