NUEVOS PADRES

Estas son frases ideales de 'El principito' para que tus hijos comprendan el significado de algunos enfados

Una de las emociones más difíciles de manejar es el enojo. La obra de Saint-Exupéry sirve, además de entretener, para educar a tu hijo.

Foto: Pexels.
Estas son frases ideales de 'El principito' para que tus hijos comprendan el significado de algunos enfados.Foto: Pexels.
Escrito en TENDENCIAS el

El Principito es una de las obras más leídas y reconocidas de la literatura clásica. No solamente se utiliza a diario para enseñarla en las escuelas, sino que también puede ser usada para educar a los hijos en diferentes hogares. Con este libro, los jóvenes pueden aprender a controlar sus emociones y, ante el enojo, reaccionar de la mejor manera posible.

Una de los sentimientos más comunes en esta etapa es el del enojo o enfado.  En este caso, El Principito puede ayudarle a tu hijo y enseñarle que no todo es tan grave como parece. De las múltiples versiones que tiene la obra de Saint-Exupéry, la que resultará más positiva para que tu hijo aprenda es la de “El Principito, tu libro de emociones”.

El enojo es un sentimiento frecuente. Foto: Pexels.

Tal es el impacto que esta obra ha causado en las primeras infancias, que hasta los especialistas se asombran con los resultados y lo recomiendan. Sobre el sentimiento de rabia, que muchas veces es difícil de controlar, Julia DiGangi, neuropsicóloga de la Universidad de Harvard, explica: “Lo que hay que enseñar a nuestros hijos es a cambiar su comportamiento después de enfadarse si por ejemplo pega, insulta, rompe cosas… Puede y tiene todo el derecho a estar enfadado. Lo que no puede es pegar o realizar cualquier otro tipo de conducta negativa”.

Para eso es que está El Principito. En el libro, el personaje principal atraviesa mucho de este sentimiento a lo largo del relato, y se puede utilizar para hacer reflexionar a tu hijo. Cuando se encuentre frente a una situación similar, verá las cosas de otro modo o resultará más positivo.

El Principito ayudará a tu hijo. Foto: Canva.

Frases ideales de El Principito para manejar la rabia

  • ¡Conozco un planeta donde hay un Señor rubicundo! Nunca olió una flor. Nunca miró una estrella. Nunca amó a nadie. Nunca hizo nada más que cuentas. Y todo el día repite como tú: "¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!" y eso lo infla de orgullo. Pero no es un hombre, es un hongo.
  • Hay semillas buenas y semillas malas. (…) Si se trata de una planta mala, hay que arrancar la planta en cuanto se la pueda reconocer.
  • Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras. Me perfumaba y me iluminaba. ¡No debí haber huido jamás!
  • Eres el dueño de tu vida y de tus emociones. Nunca lo olvides.
  • Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las puestas de sol.
  • Si juzgas a la gente, no tienes tiempo de amarla.
  • Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió.