SUCESOS

Héroe en el Aeropuerto: Un español salvó a una mujer de la muerte en China

La mujer sufrió un infarto antes de abordar un vuelo. Afortunadamente, el español le practicó la técnica de reanimación y le salvó la vida.

Fuente: Pexels / Producción Península.
Héroe en el Aeropuerto: Un español salvó a una mujer de la muerte en China.Fuente: Pexels / Producción Península.
Escrito en TENDENCIAS el

“El destino me ha salvado la vida” fueron las palabras que esbozó Chen, una mujer de 53 años que sufrió un infarto el pasado febrero en un aeropuerto de Wuhan, provincia de Hubei, en China. En realidad, quien le salvó la vida no fue el destino, sino más bien fue Eduard Quintana. El cirujano cardiovascular se encontraba a la espera de un vuelo para regresar a nuestro país al momento del incidente.

Infarto, imagen ilustrativa. Fuente: Pexels.

Después de la reanimación, la cual duró unos minutos hasta la llegada de los equipos de emergencia y mantuvo con vida a la señora, Eduard Quintana es reconocido como un héroe por los internautas japoneses. Lo curioso es que el cirujano se encontraba en el país asiático debido a que había estado trabajando por una temporada el tipo de cirugía que después se le practicó a Chen tras el infarto.

La operación en cuestión se denomina miectomía transapical cardíaca, y consiste en la extirpación del tejido dañado del corazón a través de una incisión de 5 centímetros. En forma de agradecimiento, Chen ha enviado regalos a todo el equipo médico y, principalmente, al español Eduard Quintana.

Reanimación, imagen ilustrativa. Fuente: Pexels.

La importancia de las técnicas de reanimación

El español Eduard Quintana afirmó después de salvar a Chen que espera que todo lo que ocurrió sirva de alguna manera para que la gente se prepare para hacer frente a este tipo de situaciones mediante técnicas de reanimación cardiopulmonar. Según encuestas, menos del 1% de la población China no sabe este tipo de práctica, por lo que no sabrían como reaccionar ante el infarto de una persona.

China cuenta actualmente con más de 1.400 millones de habitantes, por lo que es un despropósito el hecho de no tener conocimiento de esta técnica. Afortunadamente, el español Eduard Quintana estaba allí en esta ocasión, y pudo evitar una gran tragedia en el aeropuerto.